A nadie le interesan tus anuncios: Un manifiesto contra la publicidad de interrupción

Descripción del producto
A nadie le interesan tus anuncios es un manifiesto contra la publicidad de interrupción. Si te suena la idea es porque no es la primera vez que alguien escribe algo parecido. ¿Qué tiene entonces de especial este libro? ¿De qué habla?

La publicidad “tradicional” parecía maldita con la llegada de Internet, pero hemos preferido ignorar el problema hasta que los síntomas se han convertido en algo imposible de ignorar. Cada día se desperdician millones en anuncios que nadie ve, a no ser que contemos como “alguien” a bots especializados en fraude. Las estadísticas de bloqueadores de publicidad crecen cada año. Y los espacios dónde anunciarse se reducen, arrinconados por propuestas de contenido de pago cuya principal promesa es un mundo sin anuncios.

¿Qué te vas a encontrar?
– Un análisis de cómo perdimos una oportunidad de oro en la primera mitad de los 2000 para refundar la forma en la que las empresas se comunican con las personas. ¿Qué se hizo mal? ¿Cómo podría ser el presente si las cosas hubieran sido de otra forma? Estas son algunas de las preguntas que intento responder.

– Una explicación de por qué ahora es diferente. Puede que la nueva revuelta contra la publicidad sea menos ideológica, pero es más pragmática y tiene mejores armas.

– Una oda al futuro. Tenemos al alcance de la mano cambiar la forma de “hacer publicidad”. En realidad, podemos cambiar cómo las empresas y las personas se relacionan. Tenemos dos caminos. El de la interrupción y la invasión y el del permiso y el respeto. ¿Cuál elegiremos? ¿Seremos capaces de encontrar una alternativa a la publicidad?

¿Para quién es?
– Para los profesionales del Marketing que piensan que hay otra forma de hacer las cosas.

– Para los publicistas que piensan que hay otra forma de hacer las cosas.

– Para cualquier empresa que… Crea que hay otra forma de hacer las cosas.

Dos advertencias:

– Esto no es un libro que esté en contra de la publicidad o de los publicistas. Al menos, no de todos.

– No soy objetivo, ni lo pretendo.

Las grandes verdades no se revelan sólo con profundos análisis. Hay una parte de intuición, de premonición, de pálpito.

Y este es el mío.

    Gracias por compartir
    Esta entrada fue publicada en Marketing y etiquetada como . Agrega a marcadores el enlace: permalink.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *